El cuerpo del Retrato

La obra de Isabel Santibáñez está pensada para ser emplazada en la Sala de Exposiciones Juan Egenau, ubicada en la Facultad de Arte de la Universidad de Chile.

La obra nace, se hace y pertenece a dicha Institución, pone en evidencia la enseñanza academicista, tanto por la temática, el oficio y la cita que se inscribe en ella misma, fragmento del discurso de la primera Academia de Arte en Chile, inaugurada por Alejandro Cicarrelli: “Las bellas artes tienen la misión de fecundar esta semilla de virtud i patriotismo, ilustrando por medio del arte las hazañas de estos valientes”, según el contexto histórico- social de aquella época, ilustrar las hazañas de los héroes de la Patria, de cierta forma hablaba de que el deber del pintor se enfocaba en retratar a los personajes destacados de la historia.

Una cierta analogía con la obra de Isabel, ya que ella retrata a personajes de una Institución pública reconocida, resaltando un lenguaje pictórico académico que muestra una atractiva alternativa de representar las diferentes materialidades, tanto de la propia vestimenta de retratado como de la carnación de rostros y extremidades. Isabel obvia el fondo real de cada retrato, logrando un trabajo limpio y homogéneo, evitando la carga atmosférica que conlleva la representación del espacio de fondo, el cual lo sustituye de cierta forma con la cita que inscribe y unifica los retratos, produciendo una lectura lineal y coherente.

La obra se compone de retratos de cuerpo entero, donde predomina la diversidad de materiales, los cuales hacen de soporte y a su vez forman parte de la propia materialidad de la vestimenta de cada retrato, sólo se mantiene el tamaño del formato y la postura frontal de las personas retratadas, personas que pasan a ser personajes reconocibles dentro de la misma Facultad, como son académicos, funcionarios y estudiantes, personas que de una u otra forma pertenecen o tienen relación directa o circunstancial con la Institución Universitaria.

Es por esta razón, que la obra de Isabel se potencia al emplazarse en la Sala Juan Egenau, el público se reconoce en la obra y forma parte in situ de la misma.

Paula Jerez
2006